SABER COMER

La Guía de la Alimentación Saludable, que la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) elaboró en 2004, recomienda una dieta equilibrada, como es la dieta mediterránea, que proporciona muchos beneficios para la salud.

 

La Guía de la Alimentación Saludable incluye la nueva Pirámide de la Alimentación, una fórmula gráfica y sencilla de integrar todos los alimentos propios de nuestra dieta de una manera racional y saludable. El cumplimiento de esta Pirámide supone una garantía para el mantenimiento de la salud y la prevención de la enfermedad.

 

La Pirámide muestra en la base los alimentos que deben ser ingeridos diariamente, como son los derivados de los cereales y patatas, verduras, hortalizas, frutas, leche y derivados lácteos y aceite de oliva. Otros alimentos, concretamente legumbres, frutos secos, pescados, huevos y carnes magras, se deben tomar alternativamente varias veces a la semana. Por último y en la cúspide de la pirámide, se aconseja moderar el consumo de carnes grasas, pastelería, bollería, azúcares y bebidas refrescantes. La SENC también recomienda ingerir como mínimo dos litros de agua diarios y la realización de, al menos, 30 minutos de actividad física.

 

Las recomendaciones dietéticas de los expertos de nutrición advierten que se deben realizar como mínimo cinco comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena ya que no es aconsejable pasar muchas horas sin ingerir alimentos y, además, estas comidas deben de ser lo más variadas posibles alternando todos los alimentos que quedan reflejados en la Pirámide a lo largo de la semana. Según el doctor Serra: “Todos los alimentos en su justa cantidad caben en una alimentación equilibrada, y la Pirámide reúne todos los alimentos más habituales en nuestro medio, aportando razón y equilibrio”.

 

En esta nueva edición revisada de la Pirámide se han incluido las bebidas fermentadas de baja graduación, como el vino o la cerveza, de forma opcional, ya que, no sólo forman parte de la Dieta Mediterránea, sino que, además, estudios científicos avalan que el consumo moderado de este tipo de bebidas puede tener efectos beneficiosos para la salud.

 

“Hemos querido incorporar las bebidas fermentadas de baja graduación alcohólica en el marco de la Pirámide porque creemos que forman parte del contexto de la dieta mediterránea. Además, no debemos olvidar que las bebidas fermentadas de baja graduación incorporan también otros elementos relacionados con los cereales y con las frutas de las que proceden y hacen que sean ricas en determinadas vitaminas os sustancias químicas que pueden tener efectos beneficiosos para la salud.”, apunta el doctor Serra.

 

 

Recomendaciones para una dieta sana y equilibrada:

 

Aceite de oliva, 3-6 raciones/día
Cereales, 4-6 raciones/día
Productos lácteos, 2-4 raciones/día
Frutas, ≥ 3 raciones/día
Hortalizas y verduras, ≥ 2 raciones/día

 

Carne fresca, 3-4 raciones/semana
Frutos Secos, 3-7 raciones/semana
Huevos, 3-4 raciones/semana
Legumbres, 2-4 raciones/semana
Pescado 3-4 raciones/semana

 

Vino, cava y otros, consumo opcional y moderado en adultos.
Carne curada y embutidos, consumo ocasional y moderado.
Miel, consumo ocasional y moderado. Volver <<

Subir a la cabecera